Página Oficial de la Asociación "Iniciativa Cultural Barbacana"  de Calatorao


 
PRINCIPAL

Barbacana

Publicaciones

Exposiciones

Libro de Visita

Blogs

 


LAS COMUNIDADES DE REGANTES O SINDICATOS DE RIEGOS DE CALATORAO
Publicado en Ador nº IV. 1999



Calatorao se sitúa sobre un pequeño cerro desde el que se domina una amplia y fértil Vega, la vega del Jalón, siendo el término municipal rabeado de sur a norte y a lo largo de cinco kilómetros por el río Jalón, que hace que la comarca sea una región beneficiada, de una manera natural, por el agua. A ello hay que añadir que en los alrededores contamos con un elevado número de manantiales y fuentes (el ojuelo, las escaleras, el belloso, los planos, el cudillo que han proporcionado agua fresca y limpia durante las épocas de sequía.

La abundancia de agua ha hecho que la comarca sea un área de población estable desde hace al menos 2.500 años. La gestión de dichas aguas de riegos ha dado lugar a pleitos que en el pasado debieron ser dirimidos por medio de arbitrajes y se regulaban por concordias entre los partes afectadas. El escaso caudal del río Jalón en épocas de sequía y las acequias que posee han causado graves problemas, existiendo documentación escrita desde la Edad Media. Esta problemática ha sido debida a la falta de un ordenamiento jurídico de las aguas. Todo ello ha hecho necesario el asociacionismo de los regantes en comunidades de regantes, que en Calatorao actúan independientes del Ayuntamiento desde el año 1.898 y disponen de normativas precisas, basadas en la experiencia acumulada a lo largo de más de 2.000 años de uso ordenado de los recursos híbridos.

En Calatorao existen en la actualidad tres comunidades de regantes denominadas como: Sindicato de Riegos del Rey, de Michen y de la Acequia Vieja, respectivamente, siendo el objeto de este trabajo estudiar el funcionamiento de estas comunidades de regantes dentro del contexto de las acequias del Jalón Medio y del Bajo Jalón.

LA RED DE ACEQUIAS DEL JALON AGUAS ABAJO DE RICLA

La implantación del regadío a lo largo de la vega del Jalón con aguas derivadas en azudes, que han ido apareciendo y desapareciendo a ritmo de las grandes crecidas, es tan antigua como el hombre. En la época de dominación árabe el regadío de la vega adquirió aquí un desarrollo singular asociado a una cultura del agua de la que dan hoy fe un sinfín de vocablos y de pequeñas estructuras de riego que han sobrevivido a la degradación de los siglos. Hoy en día, los azudes del Jalón tienen ya una cierta solidez y son la base de la derivación de un sistema de acequias que en este momento dan servicio a una amplia franja de regadío que, en el tramo medio del Jalón, lugar donde se sitúa Calatorao, alcanza las 6.985 hectáreas, entre sus márgenes izquierda y derecha.

En los alrededores de Calatorao, las principales estructuras de acequias de derivación son las siguientes:

Margen derecha del río Jalón

  • Acequia de las Conchas o del Carretillo.- Deriva sus caudales a partir de una antigua central hidroeléctrica, en donde las aguas son elevadas 25 metros hasta la acequia; tiene 24,2 Km. de longitud. Se trata de una acequia revestida que riega tierras de los términos de Ricla (132 ha), La Almunia de Doña Godina (669,4 ha), Alfamén (430,8 ha) y Almonacid de la Sierra (712,7 ha). Durante 1,7 km. conduce también las aguas de la acequia de Grio. Finaliza cerca de la Paridera de La Jupe.

  • Acequia de Grio.- Nace tras una derivación del río Grio en el término municipal de La Almunia. Al cabo de 2,1 km se junta con la acequia del Carretillo, tal como acabamos de referir. Al partirse de nuevo los caudales, la acequia de Grio vuelve a tomar su nombre. A los 8,3 km del nuevo recorrido se bifurca en la acequia Alta (5km) y en la acequia Baja (3,3 km). En su conjunto permite el riego de 173,9 ha en el término de Ricla y 408,6 ha en el de la Almunia. Termina en la zona de riego de Los Llanos.

  • Acequia de Michén.- Deriva aguas del Jalón en el término municipal de Ricla. Sus primeros 9,2 km de recorrido hasta el molino de Cánovas están revestidos: A partir de ahí la acequia se bifurca en la acequia Vieja y la acequia Nueva. Hasta esa bifurcación la acequia de Michén riega 171,4 ha en tierras de Ricla y 25,8 ha en el término de La Almunia. La acequia vieja discurre a menor cota que la acequia Nueva; su cauce es de tierra; tiene 5,6 km de longitud y sólo riega tierras en La Almunia (182 ha). Desemboca en el río Mediano. La acequia Nueva tiene 15,4 km de longitud. En sus últimos 5,4 km es conocida como el Acequión y en el término de Calatorao vuelve a tomar el nombre de acequia de Michén. Riega 1,1 ha de tierras de Ricla, 1.096 ha de La Almunia y 640 ha de Calatorao.

  • Acequia Baja del Rey.- El cauce del río Mediano, que nace en la huerta de La Almunia a partir del manantial llamado de Mediano, desempeña a lo largo de sus cinco kilómetros funciones de auténtica acequia de riego; a partir de ahí sus caudales son derivados por la margen derecha para dar origen a la acequia Baja del Rey (12,7 km), construida en tierra. Entre el cauce del río Mediano y la acequia Baja del Rey se riegan 112,7 ha de La Almunia, 7,8 ha de Ricla, 308,1 ha de Calatorao, 11,2 ha de Salillas y 10,4 ha de Lucena. Desemboca en la acequia de Vadillo, llamada también acequia Alta del Rey.

  • Acequia del Rey (Alta del Rey o de Vadillo). - Tiene 20,3 km de recorrido, parcialmente cementados. Deriva sus caudales directamente del Jalón. En sus 2,8 primeros kilómetros es conocida como acequia del Rey. En el tramo siguiente (14,2 kilómetros) es ya conocida como acequia Alta del Rey (o de Vadillo). En los últimos 3,4 km vuelve a tomar su primitivo nombre. Permite el riego de 10,3 ha en tierras de Ricla, 153,1 en La Almunia, 578,3 ha en Calatorao, 88,2 ha en Lucena y 7,6 ha en Épila. En su recorrido se cruza con la acequia Baja del Rey, a la que más adelante recibe. Desemboca en la acequia de la Hermandad de Épila.

  • Acequia Madre de Épila.- Toma sus aguas directamente del Jalón a través de un azud ubicado en el término municipal de Calatorao; está construida en tierra. En sus 2,6 km de recorrido no es utilizada para el riego. A partir de aquí se bifurca en la Acequia de la Hermandad de Épila y en la acequia de La Villa. La primera tiene una longitud de 11 km, está construida en tierra y riega 88,9 ha del término de Lucena y 347,4 ha de Épila. Desemboca en la acequia de la Villa. La acequia de La Villa riega 7,3 ha de tierras de Calatorao, 5,5 ha de Salillas, 93,4 ha de Lucena, 352,4 ha de Épila y 22,4 ha de Rueda de Jalón. Desemboca en la acequia del Molinar.

  • Acequia del Molinar.- Toma sus aguas del Jalón en el azud de Rueda. A lo largo de sus 2,1 km de recorrido riega 88,9 ha de ese término municipal; desemboca en la acequia de la Hermandad de Urrea.

Acequias de la margen izquierda del río Jalón

  • Acequia Vieja de Calatorao o de Salillas.- Deriva aguas arriba de Calatorao regando 4 hectáreas en Ricla, 186 en Calatorao, 33 en Lucena de Jalón, 182 en Salillas y 93 en Epila. Su longitud es de 8,3 kilómetros, presentando un brazal de 3,3 km que desemboca en la acequia de Mareca.

  • Acequia de Mareca.- Nace aguas abajo de Lucena de Jalón, regando 41 hectáreas de Lucena, 538 en Épila, 166 en Lumpiaque, 151 en Rueda de Jalón, 10 en Urrea de Jalón y 70 en Plasencia de Jalón. Su longitud es de 15,8 kilómetros, vertiendo sus aguas a la acequia de Plasencia.

  • Acequia de Arapiel.- Deriva 6 km aguas arriba de Ricla, regando 55 ha en Ricla. Tras 6,1 km de recorrido vierte sus excedentes a la acequia Principal.

  • Acequia Principal.- Nace unos 3 km aguas arriba de Ricla captando 2 m3/s durante todo el año. Riega 446 ha en Ricla, 4 ha en Calatorao y 3 ha en La Almunia. Sus excedentes los vierte a la acequia de Salillas o Vieja de Calatorao tras 9,3 km de recorrido.

 

NORMATIVA DE FUNCIONAMIENTO DE LOS SINDICATOS DE RIEGOS

Sindicato de riegos del Rey

El 10 de Junio de 1.898 y dentro del punto "Asuntos de Alfarda", el Ayuntamiento de Calatorao propone a los tenedores de terrenos en regadío se constituyan en juntas o sindicatos para administrar sus intereses, al igual que hacen los pueblos vecinos. De esta manera el 18 de Mayo de 1.904 quedan aprobadas las ordenanzas de la comunidad de regantes de Calatorao, que hasta ese momento se llamaba Junta de Alfarda y a partir de entonces pasa a llamarse Comunidad de regantes del Sindicato de Riegos de las acequias del Rey, Baja y Valdefrontín y se rige por la Ley de Aguas de 13 de Junio de 1 .879. Al amparo del artículo 73 de la Ley de Aguas 29/1.985, de 2 de Agosto, actualizan las ordenanzas y se constituyen en Comunidad Ordinaria de Regantes con la denominación de Sindicato de Riegos del Rey, que incluye a los propietarios y demás usuarios de los bienes adscritos al aprovechamiento de las aguas procedentes del río Jalón y embalse de la Tranquera.

Tal Comunidad tiene el carácter de Corporación de Derecho Público, adscrita a la Confederación Hidrográfica del Ebro, que velará por el cumplimiento de estas ordenanzas y sus reglamentos, así como por el buen orden de los aprovechamiento. La Comunidad tiene su domicilio en C/ Herrería, 24 de Calatorao.

Los propietarios regantes y demás usuarios tienen derecho al aprovechamiento de las aguas de las corrientes que a continuación se expresan:

  • La acequia Alta.

  • La acequia Baja y su derivación al brazal de Matafuegos.

  • La acequia del Espino.

  • La acequia de la Sangrera.

Todas ellas tienen su nacimiento en el término de La Almunia, a excepción de la última que lo tiene en Calatorao, donde terminan. El brazal de Matafuegos desagua en la acequia del Espino.

Además de estas acequias, dependen del sindicato los siguientes brazales:

El brazal de Barrionuevo, que toma sus aguas del de la Peñuela y desagua al de Matafuegos. El brazal de Juspeña, que desde la acequia Alta llega hasta el de Matafuegos. Los Ramos del Tejar y las Suertes; que parte de la acequia Alta tomando las aguas del paradero de la Olmeda y llegando a la acequia del Espino. Las Suertes, que parte del camino viejo de Zaragoza y llega hasta la Sangrera. Los Caideros toma las aguas de la acequia alta, parte de la granja y desemboca en la misma acequia Alta en la partida de Terrigúel o Tarrigúel.

La comunidad puede disponer para su aprovechamiento de las aguas siguientes: En la acequia Alta, de todas las aguas que en ella pueden entrar por las dos compuertas que existen. En la acequia baja, de todas las del río Mediano que, nacido en el manantial del mismo nombre, recoge todas las aguas sobrantes de La Almunia y de las de la acequia Alta cuando se estima necesaria o conveniente a los intereses de la comunidad. A la acequia del Espino llegan las aguas del Campo de Cariñena, de los llanos de Alfamén, de las sobrantes de La Almunia y de las del brazal de Matafuegos, tomada con ojo franco en la acequia Baja, encima del molino.

Tienen derecho al uso de las aguas de que dispone la comunidad para su aprovechamiento en riego los propietarios de las tierras comprendidas en la zona demarcada por las confrontaciones siguientes:

Al norte, el río Jalón.

Al sur, los terrenos de Calatorao regados con aguas de la Comunidad regantes de las acequias de Michén y Nueva, y dehesa del Romeral.

Al este, el término de Lucena y

Al oeste, el término de La Almunia.

La cabida de la zona regable es de 1459 cahíces, 2 hanegas, 10 almudes para tierras de riego fijo, y de 82 cahíces, 1 hanega y 2 almudes para las de riego eventual, equivalentes ambas cabidas a las de 834 hectáreas, 82 áreas, 80 centiáreas y 46 hectáreas, 99 áreas y 57 centiáreas respectivamente.

El principal objetivo de la constitución de la comunidad es evitar las cuestiones y litigios entre los diversos usuarios del agua, que la misma utiliza; se someten voluntariamente todos los partícipes a lo preceptuado en sus ordenanzas y reglamentos y se obligan a su exacto cumplimiento, renunciando expresamente a toda otra jurisdicción o fuero para su observancia, siempre que sean respetados sus derechos y los usos y costumbres establecidos. La comunidad se obliga a sufragar los gastos necesarios para la construcción, reparación y conservación de todas sus dependencias.

Para su gobierno se establecen el Sindicato y el Jurado de riego. La comunidad tendrá un presidente y un secretario elegidos por la misma en junta general. Los cargos de tesorero y secretario serán elegidos por los vocales del sindicato. El Jurado se compondrá de un presidente y de tres jurados propietarios. Las elecciones se realizarán en la Junta general ordinaria del mes de septiembre.

La comunidad dispone de un aprovechamiento de 3,5 m3/seg. procedentes del río Jalón y del embalse de la Tranquera. Este sindicato tiene derecho al disfrute de las aguas del río Mediano según resolución dictada por la superioridad el 28 de abril de 1896, a instancia de la Junta de Alfarda de Calatorao

Comunidad de regantes de la acequia de Michén

El 15 de diciembre de 1883, representantes del Ayuntamiento de Calatorao, su Junta de aguas y Junta General de Regantes, junto con el Sindicato de Riego de la acequia Nueva o de Michén de La Almunia, firman la escritura de cesión de las aguas sobrantes de la acequia de Michén. Mediante dicha escritura el sindicato de La Almunia vende todas las aguas sobrantes a Calatorao por el precio de 3.500 pesetas al año; el Ayuntamiento de Calatorao y su Junta de Alfarda se compromete a abonar la cuarta parte de los costes de las quebradas o roturas que tengan lugar en la acequia de Michén. Esta venta es perpetua y de carácter irrevocable mientras de común acuerdo por las partes no se modifique.

A partir de este momento en Calatorao comienzan a gestiornarse las aguas de la Acequia de Michén. La primera normativa de uso es de fecha 1 de Octubre de 1.900; esta normativa fue actualizada el 28 de Diciembre de 1.985 según acuerdo de la Junta General Ordinaria de la Comunidad de regantes de la acequia de Michén de Calatorao y dictado el reglamento para el sindicato y jurado de riego de dicha acequia. Estas ordenanzas fueron adaptadas a la nueva ley de aguas por resolución de la Confederación Hidrográfica del Ebro de 11 de diciembre de 1991.

De esta manera, la comunidad de regantes de la acequia de Michén de Calatorao está integrada por los propietarios regantes y demás usuarios que tienen derecho al aprovechamiento de las aguas de esta comunidad, procedentes del río Jalón de forma directa o través del embalse de Tranquera, mediante la denominada acequia de Michén, conocida como Acequión dentro del término de Calatorao, pudiendo derivar aguas a través de la misma o de las siguientes rasas:

Una rasa llamada de Los Plantados, que es tomada debajo del puente del mismo Acequión, que limita los términos de La Almunia y Calatorao, para uso de varios, en la partida de los Plantados hasta su terminación en la partida de Villacampa y desemboca en la Acequia del Rey Rasa llamada de Cañares, que es tomada mediante tajadera o boquera en la partida de Pujarnés, teniendo su terminación en el puente de la Longatera y finca del Serrallo y desemboca en la acequia del Rey. Rasa de Las Toscas Bajas, para uso de varios en la misma partida, teniendo su terminación en la rasa de los Cañares. Rasa de Las Toscas Altas, en igual partida, que tiene su terminación en la finca de herederos de Consuelo Navarro de la Torre. Rasa de La Loma, que es tomada en la margen derecha del Acequión mediante la tajadera denominada de las Toscas, teniendo su terminación en la finca de César Moreno. Rasa del Valerillo, tomada debajo de la tajadera de las Toscas, en la partida de Val de Gavín, teniendo su terminación en la rasa de los Cañares. Rasa hijuela llamada de Casa Carrasco, terminando en el mismo acequión. Rasa contigua al puente del camino del Ventorrillo, empleado como cauce, que termina en la rasa de los Cañares. Otra rasa denominada Ojo del Serrallo, que termina en la rasa de la Hojalatera. Rasa de Chifalos, tomada a la derecha del Acequión mediante tajaderas sobre el mismo.

Tienen derecho al uso de las aguas de que dispone la comunidad para su aprovechamiento en riego los propietarios de las tierras comprendidas en la zona demarcada con las confrontaciones siguientes:

Al este, con propiedades enclavadas en el Monte Blanco de este término de Calatorao.

Al sur, también con propiedades de dicho Monte Blanco y Mojón de la Almunia y Calatorao.

Al Oeste, con rasa denominada Chambona y Camino de los Palos.

Al norte, con acequia del Rey y rasa del Hojalatero.

La cabida de la zona regable es, según reciente cálculo y medición, de cuatrocientas ochenta y nueve hectáreas (489 ha) de tierra regable.

El objeto de esta comunidad es evitar litigios y discrepancias entre los diversos usuarios del agua utilizada por la comunidad. Para su gobierno y régimen se establece, con sujeción a la ley, la Junta de Gobierno y el Jurado de Riegos. La comunidad tendrá un presidente, un vicepresidente y un secretario. Conforme a lo establecido en el artículo 76.2 de la ley de aguas, la reunión de todos sus partícipes en el aprovechamiento de las aguas de la comunidad, ya como regantes, ya como industriales, constituye la Junta General Ordinaria, la cual deliberará y resolverá acerca de todos los intereses que a la misma correspondan. La comunidad, así como su junta de gobierno y jurado de riegos, tiene su domicilio en el término municipal de Calatorao y actualmente en la calle Ciprés, nº 24, de dicho término.

En resumen podemos concluir las siguientes características para la acequia de Michén:

  • Cauce: Jalón.

  • Término de riego: Calatorao.

  • Toma: Ricla.

  • Superficie: 489 Ha.

  • Aprobación: ordenanza R.O. 27-O9-1904

  • Adaptada a la nueva ley de aguas de Confederación Hidrográfica del Ebro el 11-12-1991.

La acequia se denomina Michen desde el azud de Ricla hasta el Molino de Cánovas. En La Almunia sé llama Acequia Nueva. En Calatorao, de nuevo Michén.

Hay un expediente con escritura de cesión y convenio de aguas sobrantes de la acequia Nueva de La Almunia otorgada por su Sindicato de Riego y el de Calatorao ante notario el 15-12-1883. Esta cesión es perpetua e irrevocable mientras de común acuerdo por las partes contratantes no se modifiquen, alteren o rescindan.

Sindicato de riegos de la Acequia Vieja.

Gestiona las aguas de la acequia que, partiendo de la orilla izquierda del río Jalón en el paraje denominado "La Concha" de Calatorao, atraviesa los términos municipales de Calatorao, Lucena, Salillas y Épila. Los usuarios constituyen la comunidad de regantes de la acequia Calatorao-Salillas.

Se conoce la concesión de fecha 8 de enero de 1958 para la comunidad de regantes de la acequia de Calatorao-Salillas cuyo destino es regar, en los siguientes términos:

185,34 hectáreas en Calatorao.

191,00 hectáreas en Salillas.

42,00 hectáreas en Épila (con aguas sobrantes)

7,00 hectáreas en Lucena (con aguas sobrantes).

Y uso industrial para el molino de piensos en Salillas (salto útil de 3,50 metros).

La inscripción queda a expensas de lo que resuelva el Tribunal Supremo con respecto a un recurso de casación interpuesto por la Hermandad de riegos de Salillas y Calatorao contra una sentencia de la AudienciaTerritorial de Zaragoza dándoles la razón a los peticionarios. El Tribunal Supremo resuelve el 1 de junio de 1.959 desestimando el recurso interpuesto por la Hermandad. Hubo una propuesta del 31 de Julio de 1.965 para formar las comunidades de la acequia Vieja de Calatorao y la de Salillas de Jalón, en los siguientes términos:

  • Toma: en Calatorao

  • Caudal: 595 lis para uso industrial y 425 para riego.

Destino: riego de 185,34 hectáreas de la comunidad de regantes de la acequia vieja de Calatorao y 240 hectáreas de la comunidad de regantes de Salillas de Jalón.

Resumen de hectáreas de regadío y tipos de cultivos

En base a los datos de Confederación Hidrográfica del Ebro del año 1.991, en Calatorao existe la siguiente extensión de regadío:

  • Acequia de Michén: 640,01 hectáreas

  • Acequia Baja del Rey: 308,09 hectáreas

  • Acequia del Rey: 578,25 hectáreas

  • Acequia Vieja: 186,30 hectáreas

  • Total: 1.533,65 hectáreas

  • Superficie regada con aguas subterráneas: 152 hectáreas

Los tipos de cultivo bajo regadío (en hectáreas) existentes en Calatorao, según datos del Anuario Estadístico Agrario de la Diputación General de Aragón en el año 1.995 son los siguientes.

  • Trigo 61 ha

  • Cebada 33ha

  • Maíz 484 ha

                                  Total cereales 578 ha

  • Veza 3 ha

  • Girasol 284 ha

  • Alfalfa 90 ha

                             Otros forrajes l3ha

     

  • Hortalizas 7 ha

  • Retiradas 67 ha

                             Total herbáceos 1.042 ha

     

  • Manzano 835 ha

  • Peral 146 ha

  • Melocotón 145 ha

  • Cerezo 4 ha

  • Otros 37 ha

                             Total frutales 1.167

     

  • Viñedo 32 ha

  • Olivar 5 ha

  •                                    Total leñosos 1.204

     

    ALGUNOS ASUNTOS DE RIEGOS DOCUMENTADOS HISTÓRICAMENTE

    Problemas con moriscos

    El día 1 de diciembre de 1.344 ya nos encontramos un pleito de aguas entre Ali de Gayat, Jayel de Peravanca e Ybrahim Alihaan, moros de Calatorao, y varios vecinos de Épila con tierras en La Plana de Biscota, por unos derechos que reclaman por la ampliación de una acequia sita en el término de Calatorao.

    El 17 de mayo de 1.362 ocurre lo contrario, y son vecinos de Épila los que reclaman contra unos moros de Calatorao sin que sepamos muy bien lo que pretendían, pues en el protocolo notarial falta la carta de reclamación.

    El 5 de febrero de 1.452 sé reúnen representantes de la acequia llamada de la Hermandad que se abastece del río Jalón en el término de Ricla, discurriendo por los de Cabañas, Calatorao, Monifret, Agelio (Argillos), Lucena, Ticenich y Fenex (localidades desaparecidas) en él termino de Suñén. Esta reunión está motivada por estar totalmente ciega la acequia.

    En 1.487 el escudero Pedro Marcuello, Alcaide del castillo de Calatorao, preside la reunión que sobre aguas se celebra, concretándose en ella los Azudes de la Acequia del Rey y de la Hermandad.

    A partir de 1.489 empiezan a ser malos años para los moros en Calatorao; el 28 de septiembre comparecen en la Almunia ante el notario 2 jurados de Calatorao y se dirigen a Fray Juan de Monfalcón, comendador de La Almunia, Alpartir y Cabañas, exigiendo a los herederos de la acequia del Rey su limpieza de foz y axadón como era costumbre cada año; el comendador nada admitió de su responsabilidad para el buen discurrir de las aguas y simplemente pidió copia de lo expuesto.

    Relaciones Capitulo-Vicario

    El 6 de diciembre de 1.492 se realiza un arbitraje para el riego del Soto llamado Piélago de las Cuevas; como resultado, el arbitraje dice que el Capítulo para regar las tierras del soto de Calatorao, llamado Piélago de las Cuevas, había hecho abrir una acequia en el término de Utrillas, cuya agua venía de la acequia de Salillas; y que Mosén Martín pretendía que el agua no podía pasar por el término de Utrillas y que sin su permiso y licencia no podía hacerse. Los árbitros estuvieron de acuerdo con lo hecho por el Capítulo y acordaron que en un futuro pudiera abrir cualquier otra acequia en el mismo término para riego, y así lo debería aprobar Mosén Marín, pero el Capítulo debería de pagar en él termino de 6 días cien sueldos por el riego o acequias hechas o que se pudieran hacer, y por último los árbitros acordaron que el Capítulo pagara a Mosén Martín, a treudo, de la tierra de dicho soto y durante 12 años, 6 cahices de tierra que él sembraría cada año de trigo, ordio o avena, con la obligación de pagar al Capítulo el sesenio de la cosecha.

    El historiador Ignacio de Asso se ocupa de nuestra villa de Calatorao en su obra "Historia de la economía política de Aragón", en cuyo capítulo primero trata el tema de la agricultura. Sitúa a nuestro pueblo en la ribera del Jalón, que comprende, para este autor, los lugares que riegan con las aguas del Jalón desde Alagón a La Almunia. Nos habla el autor del sistema de riego utilizado por los agricultores de la zona, que él llama de "correntías", y que consiste en anegar los campos dejando estancada el agua, con lo que consiguen sofocar la malas hierbas y dejarlas beneficiadas con cuatro o seis dedos de tierra nueva una marga grasa y sustanciosa, que hace que el rendimiento aumente en un 30%.

    Según los libros de alfardas, en Calatorao se regaban en 1.798, 2.465 caizadas, entre las que se incluyen las 741 que se regaban con las aguas sobrantes de La Almunia. Los cultivos más importantes eran: el trigo, el lino, el olivo de la variedad empeltre, y sobre todo las viñas, con una nueva plantación de 741 caizadas que deben su origen a la generosidad del Cabildo, que para alentar a los vecinos a que plantasen cepas, les eximió del diezmo y de la primicia durante trece años. Además, el Deán Don Juan Antonio Hernández de La Rea, propuso al Cabildo que diese a los vecinos 8.000 empeltres para hacer una plantación de olivos en el término de la Granja, pero el Cabildo no quiso correr con los 26.000 reales que costaban las plantas.

    CONCLUSIONES

    De todos es conocida la importancia que para el hombre ha tenido el riego de las tierras, siendo una constante a través de la historia que se recoge en todo tipo de protocolos notariales y reales.

    El Jalón ha sido un vivero de conflictos por el aprovechamiento de sus aguas y Calatorao no podía ser menos.

    Las sucesivas concesiones de aguas que se iban haciendo a los términos, en más de una ocasión se hacían, por el cultivo que existía en su momento en vez del terreno que regaba, causando desajustes posteriores.

    Los molinos y centrales hidroeléctricas existentes en su curso, en su mayor parte no consumían el agua sino que la devolvían al río en su totalidad; alguna de las acequias deben su nacimiento al socaz o cubo de un molino como es el caso del Molino de Cánovas o Canaba de la que parte la acequia Nueva o de Michén.

    Pero este río, sometido a avenidas y riadas antes de su regulación y sobre-aprovechamiento actual, lo aprendieron a regular los propios vecinos sobredimensionando las acequias, o sea, dándoles una cabida superior a la que necesitaban para su función de riegos del término por el que discurrían, y así poder absorber el agua que en exceso entraba procedente de las crecidas o riadas provocadas por temporales de lluvias o tormentas.

    La escorrentía o correntía fue una práctica basada en lo mismo. En épocas de crecida del río, introducían en los campos el agua del río y la dejaban allí estancada una o dos semanas para que depositara el fino limo que llevaba en suspensión; esta técnica lograba una doble misión de abonar los campos en el invierno y eliminar las malas hierbas; esta práctica no debe confundirse con la costumbre abusiva de correntear tan perseguida por las Juntas de Aguas de Calatorao en determinadas épocas.

     

    BIBLIOGRAFÍA

    De Miguel, J.L. 1999. El agua en el sistema acuífero de Alfamén. Estudio hidrológico y de gestión. 230 pp. Tesis doctoral Universidad de Zaragoza.

    Escritura de cesión y convenio de las aguas de la Acequia Nueva de La Almunia, otorgada por el sindicato de riegos de la misma y el Ayuntamiento de Calatorao. Año 1883. 40 pp. Editado por Mariano Escar en 1909.

    Martinez Gil, EJ. 1.998. La nueva cultura del agua. 40 pp Serie COAGETnº 1.

    OFITERO. 1.997. Proyecto de ordenación hídrica de los usuarios del río Jalón influenciados directamente por el embalse de la Tranquera.

    Ordenanzas de la Comunidad de Regantes del Sindicato de Riegos del Rey de Calatorao (Zaragoza). 1988.72 pp.

    Ordenanzas de la Comunidad de Regantes de Calatorao y Reglamentos para el Sindicato y Jurado de Riegos. 1904.62 pp

    Ordenanzas de la Acequia de Michén de Calatorao (Zaragoza) y Reglamentos para el Sindicato y Jurado de Riego. 1.991.24 pp

    San Román, J. 1994. Estudio hidrológico del interfluvio Queiles-Jalón (Zaragoza). 230 pp. Tesis Doctoral Universidad de Zaragoza.

    Sindicato de Riegos del Rey de Calatorao. Copia de las Providencias y Resoluciones sobre el derecho al disfrute de las aguas del Río Mediano en las acequias de esta villa. 1.899.15 pp. Editado en 1.909 por Mariano Escar.

    Barbacana2007©

     

    ©BARBACANA 2007

    Colabora el Excmo.  Ayuntamiento de Calatorao.