Página Oficial de la Asociación "Iniciativa Cultural Barbacana"  de Calatorao


 
PRINCIPAL

Barbacana

Publicaciones

Exposiciones

Libro de Visita

Blogs

 


GUÍA TURÍSTICA DE CALATORAO
CONJUNTO IGLESIA-CASTILLO
Publicado en fiestas 1992


Lo que más destaca a simple vista de la fisonomía de Calatorao es el interesante binomio Iglesia-Castillo. En lo alto y dominando todo el pueblo, tan próximos que en otro tiempo estuvieron comunicados, Iglesia y Castillo son los edificios de mayor interés histórico-artístico y ofrecen un grato y espectacular conjunto desde cualquier ángulo.

Visto desde su parte posterior, ofrece gran interés visual el relieve formado por el ábside de la Iglesia, la torre y la fachada posterior del Castillo.

También resulta de gran vistosidad el recorrido de la cuesta de la torre, acceso en forma de gran escalinata que tiene a un lado el muro de piedra de la barbacana del Castillo y la fachada posterior de éste y, al fondo, la Iglesia y la torre, conjunto conocido por "Barbacana" y, sin duda, uno de los rincones más característicos de Calatorao.

Y, en su parte delantera, estos dos edificios presiden la Plaza de España, uno de los espacios interiores más importantes del pueblo, completando su carácter monumental con otros edificios de interés, entre los que destacan dos casonas del siglo XVII con fachadas neoclásicas, una de ellas con motivos rococós, a lo que hay que añadir el reciente edificio del Ayuntamiento.

CASTILLO-PALACIO

Escaso en noticias históricas, su origen se atribuye a los árabes, permaneciendo en la historia como símbolo de la dominación musulmana. Su actual estructura puede datar de alrededor de 1.500, tiempo en que los castillos adoptaban la forma de Palacio fortificado. Así, en la única noticia que tenemos es que en 1.509 intervenía en su obra Zalema Zama. Posteriormente ha sido objeto de continuas transformaciones o restauraciones, ofreciendo una mezcla de estilos entre mudéjar, gótico y renacentista. Durante casi seis siglos, fue residencia de los canónigos del Pilar, señores temporales de la Villa. Las leyes desamortizadoras traspasaron el Castillo a manos particulares siendo uno de los pocos casos en Aragón en que un Castillo es habitado por una familia particular. Recientemente el Castillo ha sido cedido por IBERCAJA, últimos propietarios de éste, al Ayuntamiento de Calatorao.

Es de planta casi cuadrada, con tres plantas, sin torre y rematado por pequeñas almenas, único recuerdo de fortificación. La puerta es de medio punto sencillo, los balcones y ventanas tienen herrajes aunque posteriores en su mayoría.

En su fachada posterior destaca una galería corrida de arcos pequeños de medio punto. En su interior, las salas se agrupan en torno a un patio descubierto, cuadrado y de entre ellas destaca el Salón de los Reyes.

IGLESIA PARROQUIAL

Está dedicada a San Bartolomé. Los planos de su estructura se encargaron al arquitecto zaragozano Manuel Inchauste en 1799, pero hasta 1842 no se termino la obra. Conserva restos de la edificación del siglo XVI, enmascarados en la cabecera de la Iglesia actual. Este edificio, de riguroso estilo neoclásico, eleva su torre octogonal junto al ábside poligonal. La fachada es de ladrillo y descansa sobre un basamento de piedra de Calatorao. El interior está formado por una sola nave, con capillas entre los contrafuertes, cabecera semicircular y un tramo a los pies que hace de atrio y coro. Destaca la Capilla del Santo Cristo por su longitud, donde se conserva la tan preciada imagen del Santo Cristo de Calatorao, estando dicha imagen rodeada de cuatro columnas salomónicas de piedra local que se conservaban desde el último tercio del siglo XVII.

CASCO ANTICUO

En su conjunto, el casco antiguo también ofrece interés histórico-artístico por la disposición y trazado, típicamente medieval y con una impronta morisca, de sus calles: calles estrechas, en pendiente y curvas, que parten de la plaza donde se encuentran los edificios principales. Forman este caserío primitivo, entre otras, las siguientes calles: Coroneles, Ucendas, Murillo, Puerta de la Villa, las callejuelas Alta y Baja, Fernando el Católico, Ciprés, Herrería, Capilla etc. De todas estas calles es característica la cornisa devistas de sus casas y, a lo largo de su recorrido, se pueden apreciar detalles de antigüedad como son los arcos de medio punto de puertas y accesos, las forjas interesantes de sus ventanas, la típica galería aragonesa, el uso del ladrillo, la piedra (mampostería) y materiales enlucidos en sus construcciones, además de tener algunas casas de noble aspecto del mudéjar y renacimiento.

Una de las calles más típicas de la localidad es la de Ucendas, que debe su nombre al linaje y familia de los Ucendas, Infanzones de Aragón (apellido que ya ha desaparecido del pueblo). En esta calle sobresalen dos edificios: el más antiguo es de estilo mudéjar (siglos XV-XVI) de los que destaca el arco de medio punto en ladrillo a caravista de la puerta, un balcón muy volado con una interesante forja, tanto en balcón como en ventana, y galería corrida de huecos rectangulares, sobresaliendo del edificio una linterna de iluminación. Del otro edificio renacentista (siglos. XVI-XVII) hay que destacar el portal de acceso realizado en arcos de medio punto de ladrillo, la galería aragonesa en forma de corrida de arcos abocinados de medio punto, y el alero muy volado en madera tallada del siglo XVII.

También de gran interés son los edificios renacentistas (siglos. XVI-XVII) de la calle Coroneles, con una fachada sencilla y galería aragonesa de finales del siglo XVI, y el de la calle Murillo nº 20, calle que debe su nombre al pequeño muro o pilón; es un edificio cuya fachada está realizada en tapial y ladrillo, con ángulos reforzados con sillares de piedra, galería corrida de huecos rectangulares y alero de madera.

También hay que resaltar, por su buena ejecución y tratamiento, el edificio neoclásico (siglos. XVII-XIX), recientemente rehabilitado (1987) destinado a CASA DE CULTURA. Este edificio fue utilizado anteriormente como Posada y como cuartel de la Guardia Civil. Es de planta rectangular, con cuatro fachadas compuestas a base de ladrillo a caravista, aparejo castellano y mampostería de piedra de Calatorao, reforzados los ángulos con ladrillo; destaca la distribución simple y ordenada de sus huecos y ventanas, el alero muy volado de madera, y del volumen general, resalta la linterna de iluminación de la escalera.

FUENTES DE LAS ESCALERAS Y OJUELO

Próxima a la Casa de Cultura, la fuente de las escaleras, junto con el subterráneo anexo que la une al Castillo, ha permanecido como uno de los pocos restos de origen árabe. Se trata de un gran manantial de planta cuadrada con paredes tratadas a modo de muros de contención, realizados en piedra. Al fondo de este manantial se accede desde la calle de Fernando el Católico, bajando una escalera con 44 peldaños. El agua brota por unos caños bajo los arcos rehundidos en los muros.

La otra gran fuente, atribuida también a los árabes, es la del Ojuelo, accediendo a ella por el arco de la Puerta de la Villa.

CAPILLA DEL SANTO CRISTO

En la calle que lleva su nombre (antes calle de la Cristiandad porque en ella habitaron reunidas las familias cristianas durante la invasión morisca) se alza la Capilla, construida en 1734, en el lugar donde se dice que se encontró la imagen del Santo Cristo; se trata de un pequeño edificio de planta cuadrada, realizado en piedra sillar en forma de templete, terminado con una linterna sobre la cúpula y tejas policromadas. En el interior hay un altar con un sencillo retablo.

ERMITA DEL CALVARIO

Se alza sobre el cerro de dicho nombre. Con hermosas vistas sobre la vega del Jalón, es foco de una romería en Mayo.

 

Barbacana2007©

 

©BARBACANA 2007

Colabora el Excmo.  Ayuntamiento de Calatorao.